PedroCoach.Cl

Resiliencia lo que quiere decir

Resiliencia está definida por la Real Academia española R.A.E. Como: “Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adverso”.

Boris Cyrulnik lo define como: “Es iniciar un nuevo desarrollo después de un trauma”.

Tabla de contenidos
  1. Resiliencia lo que quiere decir

¿Qué es la resiliencia?

La resiliencia es la capacidad de adaptarse y recuperarse de situaciones difíciles, desafíos y contratiempos. Es la capacidad de recuperarse rápida y efectivamente de la adversidad y prosperar frente a la adversidad. La resiliencia es una habilidad crítica para el crecimiento personal y profesional, ya que ayuda a las personas a superar obstáculos y alcanzar sus metas a pesar de los desafíos que puedan enfrentar. Desarrollar resiliencia implica desarrollar una mentalidad positiva, desarrollar la autoconciencia y practicar mecanismos de afrontamiento saludables, entre otras estrategias.

¿Cuál es nuestra comprensión sobre la resiliencia?

Para mucho de nosotros podemos ver cómo la flexibilidad que se tiene ante las situaciones adversas que podemos hacer frente día tras día. La resiliencia, en su esencia, es la capacidad humana de adaptarse positivamente y recuperarse de las adversidades y desafíos. Esta habilidad no solo implica la resistencia frente a situaciones difíciles, sino también la fortaleza para crecer y desarrollarse a pesar de estas circunstancias. En nuestro entendimiento de la resiliencia, reconocemos que no se trata simplemente de sobrevivir a los retos, sino de encontrar maneras de prosperar a pesar de ellos.

Para muchos de nosotros, la resiliencia se manifiesta en la flexibilidad y la capacidad de afrontar y superar las adversidades cotidianas. Se ve en cómo nos adaptamos a los cambios inesperados, cómo manejamos las presiones y cómo podemos recuperarnos después de experimentar fracasos o decepciones. Esta capacidad es fundamental en un mundo en constante cambio, donde los retos y obstáculos son inevitables.

La resiliencia también implica un proceso de aprendizaje continuo. A través de nuestras experiencias, aprendemos a ajustar nuestras estrategias, a reforzar nuestras redes de apoyo y a desarrollar nuevas habilidades que nos permitan enfrentar mejor los desafíos futuros. Es un ciclo de experimentar, aprender, adaptar y crecer.

Por lo tanto, nuestra comprensión de la resiliencia va más allá de la mera supervivencia ante las dificultades. Se trata de una habilidad dinámica y evolutiva que se nutre de nuestras experiencias y crecimiento personal, permitiéndonos no solo afrontar, sino también aprender y evolucionar a partir de las adversidades de la vida.

Factores en la resiliencia:

Internos: Hay estudios que señalan que es necesario disponer de vínculos afectivos, seguridad, inteligencia emocional, capacidad de comunicarnos asertivamente entre otros aspectos que se genera dentro de nuestro núcleo familiar

Externos: Las condiciones que promuevan un entorno estable y con condiciones que nos brinde un sentido de seguridad y de confianza, en donde cuente con las condiciones adecuadas para nuestra exploración y realización de forma segura.

¿Se puede desarrollar la resiliencia?

Sí, la resiliencia es una habilidad que se puede desarrollar y fortalecer con la práctica. La resiliencia no es algo con lo que se nace, sino algo que se puede aprender y cultivar con el tiempo.

Desarrollar resiliencia implica adoptar una mentalidad positiva y desarrollar la autoconciencia. Por ejemplo, cuando se enfrenta a una situación desafiante, puede optar por centrarse en los aspectos positivos y buscar oportunidades para crecer y aprender. Al cambiar su mentalidad de derrota a una de crecimiento, puede comenzar a desarrollar resiliencia.

Otro aspecto clave para desarrollar la resiliencia es practicar mecanismos de afrontamiento saludables. Cuando se enfrenta al estrés o la adversidad, es importante tener estrategias efectivas para manejar sus emociones y encontrar una sensación de calma. Algunos mecanismos de afrontamiento comunes incluyen la meditación consciente, el ejercicio y pasar tiempo en la naturaleza.

Además, buscar el apoyo de otros es un componente esencial para desarrollar la resiliencia. Es importante rodearse de personas positivas y comprensivas que puedan ofrecerle aliento y orientación cuando más lo necesite. Hablar con un amigo de confianza, un familiar o un terapeuta puede ser una forma valiosa de ganar perspectiva y desarrollar resiliencia.

En última instancia, desarrollar resiliencia requiere tiempo y esfuerzo, pero las recompensas valen la pena. Al desarrollar la resiliencia, puede volverse más adaptable, seguro y efectivo para enfrentar desafíos y contratiempos. Puedes aprender de tus experiencias, crecer a partir de la adversidad y alcanzar tus metas a pesar de los obstáculos que puedan surgir.

Por ejemplo, imagina que estás frente a un proyecto de trabajo difícil que te está causando mucho estrés. Al practicar estrategias de desarrollo de resiliencia, como la meditación consciente, buscar el apoyo de colegas y centrarse en sus fortalezas y logros, puede desarrollar la resiliencia que necesita para superar este desafío y lograr el éxito.

¿Cuáles son algunas formas de desarrollar la resiliencia?

Desarrollar resiliencia es una habilidad valiosa que puede ayudarlo a superar desafíos, recuperarse de contratiempos y alcanzar sus metas. Hay varias formas en que puede cultivar la resiliencia y desarrollar su capacidad para manejar la adversidad.

Una forma efectiva de desarrollar la resiliencia es practicar la meditación de atención plena. Mindfulness implica prestar atención al momento presente con curiosidad y apertura, sin juzgar. Al cultivar la atención plena, puede volverse más consciente de sus pensamientos y emociones, y aprender a observarlos sin quedar atrapado en ellos. Esto puede ayudarlo a manejar el estrés y la ansiedad de manera más efectiva y desarrollar su resiliencia.

Otra forma de desarrollar la resiliencia es practicar el autocuidado. Cuidar tu salud física y emocional es fundamental para construir resiliencia. Esto puede incluir dormir lo suficiente, comer una dieta saludable y hacer ejercicio regularmente. También puede implicar participar en actividades que le brinden alegría y relajación, como leer, escuchar música o pasar tiempo en la naturaleza.

Construir relaciones sólidas es otro aspecto clave del desarrollo de la resiliencia. Tener una red de apoyo de amigos, familiares o colegas puede ayudarlo a sentirse más conectado y resistente frente a los desafíos. También puede buscar mentores o entrenadores que puedan brindarle orientación y apoyo mientras trabaja para desarrollar su resiliencia.

Además, establecer y alcanzar objetivos puede ser una forma eficaz de desarrollar la resiliencia. Cuando tiene un sentido claro de propósito y dirección, puede ser más fácil mantenerse motivado y enfocado frente a la adversidad. Puede establecer metas realistas y alcanzables para usted mismo, y tomar medidas para lograrlas cada día.

Finalmente, es importante cultivar una mentalidad de crecimiento para desarrollar resiliencia. Una mentalidad de crecimiento implica ver los desafíos y los contratiempos como oportunidades de aprendizaje y crecimiento, en lugar de amenazas o fracasos. Al reformular su perspectiva de esta manera, puede desarrollar una perspectiva más positiva y desarrollar su resiliencia con el tiempo.

¿Cuáles son los beneficios de ser resiliente?

Ser resiliente tiene muchos beneficios que pueden ayudarlo a prosperar tanto en su vida personal como profesional. Estos son algunos de los beneficios clave de cultivar la resiliencia:

  1. Mejor manejo del estrés: Cuando eres resistente, puedes manejar mejor el estrés y hacer frente a la adversidad. Es más probable que se recupere de los contratiempos y menos probable que se sienta abrumado por los desafíos.
  2. Mejora de la salud mental: La resiliencia está relacionada con mejores resultados de salud mental, incluidas tasas más bajas de ansiedad y depresión. Al desarrollar su resiliencia, puede fortalecer su capacidad para manejar sus emociones y mantenerse mentalmente saludable.
  3. Mayor adaptabilidad: Al ser resistente, eres más adaptable y flexible frente al cambio. Puede adaptarse mejor a nuevas situaciones y afrontar desafíos inesperados.
  4. Habilidades mejoradas para resolver problemas: La resiliencia implica la resolución creativa de problemas y la capacidad de encontrar soluciones innovadoras a los desafíos. Al desarrollar su resiliencia, puede convertirse en un solucionador de problemas más efectivo y lograr sus objetivos más fácilmente.
  5. Relaciones más sólidas: También está relacionada con relaciones más sólidas, ya que las personas resilientes tienden a ser más empáticas, solidarias y capaces de manejar los conflictos de manera constructiva. Al desarrollar su resiliencia, puede mejorar sus relaciones con los demás y fomentar conexiones más profundas.
  6. Mayor confianza y autoestima: Cuando eres resistente, tienes una mayor sensación de control sobre tu vida y tu capacidad para lograr tus objetivos. Esto puede aumentar tu confianza y autoestima, haciéndote más resistente frente a los desafíos futuros.

En resumen, desarrollar resiliencia tiene numerosos beneficios que pueden ayudarlo a prosperar en todas las áreas de su vida. Al desarrollar su capacidad para manejar el estrés, adaptarse al cambio, resolver problemas y cultivar relaciones sólidas, puede volverse más resistente y estar mejor equipado para manejar cualquier cosa que la vida le presente.

¿Es lo mismo resiliencia que ser fuerte?

No, resiliencia y ser fuerte no es lo mismo. Si bien ambos implican la capacidad de hacer frente a los desafíos y la adversidad, la resiliencia es un concepto más complejo y multifacético.

Ser fuerte a menudo se refiere a tener un exterior duro y la capacidad de superar las dificultades sin mostrar vulnerabilidad o debilidad. Este enfoque puede funcionar a corto plazo, pero también puede provocar agotamiento, agotamiento emocional y falta de conexión con los demás.

La resiliencia, por otro lado, implica un enfoque más flexible y adaptable para enfrentar los desafíos. Las personas resilientes pueden experimentar estrés y adversidad, pero pueden recuperarse más rápidamente. También pueden buscar el apoyo de otros cuando lo necesitan y no tienen miedo de mostrar vulnerabilidad o buscar ayuda.

La resiliencia también implica la capacidad de aprender de experiencias difíciles y crecer como resultado. Las personas resilientes pueden ver los contratiempos y los fracasos como oportunidades de crecimiento, más que como evidencia de su propia debilidad o insuficiencia.

¿Se puede enseñar resiliencia a los niños?

Sí, la resiliencia se puede enseñar a los niños. La investigación ha demostrado que la resiliencia no es simplemente una característica innata, sino también un conjunto de habilidades y comportamientos que se pueden aprender y desarrollar con el tiempo.

Una forma de enseñar resiliencia a los niños es a través del modelado. Los padres, maestros y otros adultos pueden servir como modelos positivos al demostrar resiliencia en sus propias vidas y al hablar abiertamente de sus propios desafíos y cómo los superaron.

Otra forma de enseñar resiliencia es a través de la instrucción directa. A los niños se les pueden enseñar habilidades específicas, como la resolución de problemas, la regulación de las emociones y el diálogo interno positivo, que pueden ayudarlos a enfrentar la adversidad y recuperarse de los contratiempos.

Las relaciones de apoyo también son fundamentales para desarrollar la resiliencia en los niños. Los niños que se sienten amados, valorados y apoyados por sus padres, maestros y compañeros tienen más probabilidades de desarrollar resiliencia y superar con éxito los desafíos.

Finalmente, brindarles a los niños oportunidades para desafiar y dominar también puede ayudar a desarrollar la resiliencia. Al brindarles a los niños oportunidades para establecer y alcanzar metas, y al alentarlos a asumir nuevos desafíos y aprender de los fracasos, los padres y maestros pueden ayudar a los niños a desarrollar las habilidades y la confianza que necesitan para navegar por los altibajos de la vida.

¿Cómo puede ayudar la resiliencia en el lugar de trabajo?

La resiliencia puede ser un activo valioso en el lugar de trabajo, ya que permite a las personas hacer frente al estrés y la adversidad, adaptarse al cambio y recuperarse de los contratiempos. Aquí hay algunas formas en que la resiliencia puede ayudar en el lugar de trabajo:

  1. Manejo del estrés: Las personas resilientes pueden manejar mejor el estrés y mantener su enfoque y productividad, incluso en situaciones de alta presión.
  2. Adaptabilidad: Las personas resilientes son más capaces de adaptarse al cambio y están más dispuestas a asumir nuevos desafíos y responsabilidades.
  3. Resolución de problemas: Las personas resilientes están mejor equipadas para resolver problemas y encontrar soluciones creativas a los desafíos, lo que puede conducir a un trabajo más eficaz y eficiente.
  4. Trabajo en equipo: Las personas resilientes pueden trabajar mejor en colaboración con otros, ya que son más adaptables, flexibles y capaces de comunicarse de manera efectiva.
  5. Liderazgo: Las personas resilientes son líderes efectivos, ya que pueden inspirar y motivar a otros, mantener una actitud positiva y mantenerse enfocados en sus objetivos incluso frente a los desafíos.

Para fomentar la resiliencia en el lugar de trabajo, los empleadores pueden brindar capacitación y recursos para ayudar a los empleados a desarrollar habilidades de afrontamiento y técnicas de manejo del estrés. También pueden crear un ambiente de trabajo de apoyo que fomente la comunicación abierta, el trabajo en equipo y el crecimiento personal. Además, ofrecer oportunidades de desarrollo profesional y avance profesional puede ayudar a los empleados a desarrollar resiliencia al darles un sentido de propósito y dirección. En general, promover la resiliencia en el lugar de trabajo puede conducir a una fuerza laboral más comprometida, productiva y exitosa.

¿Es la resiliencia un rasgo natural o se puede aprender?

El concepto de resiliencia es complejo, y la investigación ha demostrado que está influenciado por una combinación de factores genéticos, ambientales y personales. Si bien algunas personas pueden tener una predisposición natural hacia la resiliencia, se reconoce ampliamente que la resiliencia también se puede aprender y desarrollar con el tiempo.

Muchos estudios han demostrado que la resiliencia se puede mejorar a través de diversas intervenciones, como la terapia cognitivo-conductual, la meditación consciente y las técnicas de manejo del estrés. Estas intervenciones pueden ayudar a las personas a aprender a manejar el estrés, regular sus emociones y desarrollar formas de pensar más positivas.

Además, las personas también pueden desarrollar resiliencia a través de sus experiencias de vida, como superar desafíos difíciles o enfrentar la adversidad. Al aprender de estas experiencias y usarlas como oportunidades de crecimiento y autorreflexión, las personas pueden desarrollar las habilidades y la mentalidad necesarias para volverse más resilientes.

Además, los programas de educación y capacitación pueden desempeñar un papel importante en la promoción de la resiliencia, especialmente entre niños y adultos jóvenes. Al enseñar habilidades como la resolución de problemas, la toma de decisiones y el aprendizaje social y emocional, estos programas pueden ayudar a las personas a desarrollar la confianza y la resiliencia que necesitan para tener éxito en la vida.

En general, si bien algunas personas pueden tener una inclinación natural hacia la resiliencia, está claro que la resiliencia también se puede aprender y desarrollar a través de diversas intervenciones y experiencias de vida. Con el apoyo y los recursos adecuados, las personas pueden cultivar la resiliencia y volverse más capaces de enfrentar los desafíos de la vida con fortaleza y adaptabilidad.

¿Cómo pueden las experiencias negativas contribuir a la resiliencia?

Si bien experimentar eventos o situaciones negativas puede ser un desafío, también puede contribuir al desarrollo de la resiliencia. La adversidad puede brindar a las personas oportunidades para aprender, crecer y desarrollar nuevas habilidades y estrategias de afrontamiento.

Experimentar eventos negativos puede ayudar a las personas a desarrollar resiliencia al enseñarles cómo adaptarse a circunstancias difíciles. Cuando se enfrentan a la adversidad, es posible que las personas tengan que enfrentarse a sus miedos, desarrollar nuevas habilidades para resolver problemas y aprender a lidiar con el estrés y la incertidumbre. A través de estas experiencias, las personas pueden desarrollar un mayor sentido de autoeficacia y aprender que tienen la capacidad de superar desafíos y obstáculos.

Además, las experiencias negativas también pueden brindar a las personas la oportunidad de desarrollar redes de apoyo social. Cuando se enfrentan a la adversidad, las personas pueden buscar el apoyo de familiares, amigos u otras fuentes. A través de estas interacciones, las personas pueden desarrollar relaciones más cercanas, obtener apoyo emocional y sentir un sentido de pertenencia y conexión.

¿Se puede desarrollar la resiliencia más adelante en la vida?

Sí, la resiliencia se puede desarrollar más adelante en la vida. Si bien algunas personas pueden haber desarrollado resiliencia antes en la vida, otras pueden haber tenido menos oportunidades de desarrollar resiliencia debido a sus experiencias o circunstancias de vida.

Desarrollar resiliencia más adelante en la vida puede implicar un esfuerzo consciente para aprender nuevas habilidades y estrategias de afrontamiento. Esto puede implicar buscar el apoyo de otros, como a través de terapia o grupos de apoyo, y practicar activamente nuevos comportamientos y formas de pensar.

Una forma de desarrollar la resiliencia es centrarse en desarrollar la autoconciencia y desarrollar una mentalidad de crecimiento. Esto implica reconocer y desafiar el diálogo interno negativo, establecer metas realistas y reformular los desafíos como oportunidades para el crecimiento y el aprendizaje.

Otro aspecto importante del desarrollo de la resiliencia es la creación de sólidas redes de apoyo social. Esto puede implicar cultivar relaciones de apoyo con amigos, familiares o compañeros, y buscar mentores o modelos a seguir que hayan demostrado resiliencia en sus propias vidas.

Finalmente, participar en prácticas de cuidado personal, como el ejercicio regular, la atención plena y el sueño adecuado, también puede ayudar a desarrollar la resiliencia al mejorar la salud física y mental en general.

En general, aunque desarrollar resiliencia puede requerir tiempo y esfuerzo, es posible cultivar este rasgo más adelante en la vida a través de una combinación de autoconciencia, apoyo social y prácticas de autocuidado.

10 mitos sobre la resiliencia

  1. La resiliencia es un rasgo natural: Si bien algunas personas pueden ser naturalmente más resistentes que otras, la resiliencia también es una habilidad que se puede desarrollar a través de la práctica y la experiencia.
  2. Resiliencia significa nunca experimentar emociones negativas: La resiliencia no significa que nunca te sientas triste, enojado o abrumado. Más bien, significa poder manejar estas emociones de una manera saludable y productiva.
  3. La resiliencia es un viaje en solitario: Desarrollar resiliencia a menudo implica buscar el apoyo de otros, incluidos amigos, familiares y profesionales de la salud mental.
  4. La resiliencia significa recuperarse siempre rápidamente: La resiliencia no se trata de recuperarse inmediatamente después de un contratiempo. Se trata de poder adaptarse y recuperarse con el tiempo.
  5. La resiliencia solo es necesaria en tiempos de crisis: La resiliencia es importante tanto en tiempos de crisis como en la vida cotidiana. El desarrollo de la resiliencia puede ayudar a las personas a sobrellevar el estrés y manejar los desafíos cotidianos.
  6. La resiliencia es un logro de una sola vez: La resiliencia no es un logro de una sola vez, sino un proceso continuo. Se trata de la práctica continua y el aprendizaje de las experiencias.
  7. Las personas resilientes nunca necesitan ayuda: Incluso las personas más resilientes pueden beneficiarse al buscar el apoyo y la ayuda de los demás.
  8. La resiliencia solo es importante para las personas: Desarrollar la resiliencia también es importante para las comunidades y las organizaciones. La resiliencia puede ayudar a los grupos a adaptarse y recuperarse después de crisis y desafíos.
  9. La resiliencia se trata solo de fuerza mental: La resiliencia implica tanto la fuerza mental como la física. Participar en prácticas de cuidado personal, como ejercicio, alimentación saludable y sueño adecuado, puede ayudar a desarrollar la resiliencia.
  10. La resiliencia es un rasgo fijo: La resiliencia se puede desarrollar y fortalecer en cualquier momento de la vida a través del esfuerzo y la práctica intencionales.

Modelo de Edith Henderson Grotberg:

Yo Tengo, Yo Soy, Yo Estoy y Yo Puedo”: Modelo de Edith Henderson Grotberg señala que hay 3 rasgos y que es necesario tener 2 o más rasgos presentes. El menciona “Yo Tengo, Yo Soy, Yo Estoy y Yo Puedo”.

El ejemplo con la que nos ilustra es el de un niño que puede tener en su hogar un ambiente de amor pleno y que para el niño representa el “Yo tengo” y en caso de sea el único rasgo presente no podrá ser resiliente ante la ausencia del amor, porque es necesario que este acompañado por otro factor como es la fortaleza interna que nos describe como “Yo soy” o también se puede considerar el rasgo “Yo puedo” que denota nuestra habilidades interpersonales.

Otro ejemplo en el liderazgo es la autoconocimiento. Un líder puede tener un alto nivel de autoconocimiento con sus fortalezas, sus oportunidades de mejoras (Yo soy) es necesario acompañarlo de otro factor presente para tener la capacidad de recuperación o de resiliencia adecuada como son los factores.

El factor “Yo puedo” puede acompañar el factor “Yo Soy” porque al saber comunicarse asertivamente con la debida seguridad que se requiere ante situaciones de crisis con su equipo de la forma correcta brindará mayores oportunidades para la recuperación.

Así mismo el factor “Yo Tengo” es un excelente acompañante y se puede encontrar en el ejemplo con la empatía. Todo líder reconoce la importancia en desarrollar dicha habilidad, en vista que va a facilitar comprender y a separar lo propio de lo ajeno para el logro de resultados.

En la medida que se tenga 2 o los 3 rasgos señalados será más fuerte nuestra capacidad de resiliencia.

Hay quienes indican que “La resiliencia es un concepto intersubjetivo, sólo puede nacer y desarrollarse en la relación con el prójimo” por lo que es necesario una resignificación de la adversidad.

La autora Grotberg indica en relación con la adversidad que es activada cuando notamos una adversidad que requerimos enfrentarla y superarla. La secuencia de respuesta ante una posible adversidad es:

  • Prepararnos para.
  • Sobrevivir mediante y
  • Aprender de.

Sin embargo, algunas adversidades llegan de improviso sin ningún aviso. En donde el factor “Tiempo” carece para prepararnos y entonces nos puede obligarnos a centrarnos en mitigar o reducir los daños a que podemos estar expuestos.

Boris Cyrulnik

Por lo que hay publicaciones que citan las palabras de Boris Cyrulnik «para que haya resiliencia se necesita que se den tres cosas: disposición de recursos externos; adquisición de recursos internos y sentido o perspectiva histórica».

Cómo enseñar la empatía a los niños

Boris Cyrulnik nos comparte en una entrevista su perspectiva ante la resiliencia:

Entrevista: “Cómo enseñar empatía a los niños. Boris Cyrulnik, neuropsiquiatra”

Nos habla la importancia de la seguridad y es importante prestar atención ante la entrevista. Esto me lleva a pensar en ¿si estamos garantizando en brindar instancias seguras en nuestro entorno?

Como el nos señala en la entrevista, es importante la seguridad y brindar dicha seguridad a la madre, al entorno que va a facilitar que el niño se sienta seguro y que pueda hacer frente ante los desafíos que tiene a diario.

Al hacer frente a dichos desafíos podrá generar un entusiasmo por  las vivencias que va adquiriendo y fortalecerá los rasgos personales, el desarrollo de la inteligencia emocional, sentido de orgullo entre otros aspectos.

Si somos responsables de nuestro desarrollo ¿estamos considerando el aspecto de seguridad en las distintas áreas de nuestra vida? 

En nuestra gestión al liderar a otros ¿Estamos respetando y asegurando las condiciones adecuadas de las personas?

Te dejo un podcast en donde presento una mirada en cuanto a este tema:

Episodio 44 – La importancia de la Seguridad en la Resiliencia

Libros en Amazon disponibles:

La psicología del dinero Cómo piensan los ricos 18 claves imperecederas sobre riqueza y felicidad (No Ficción) (Spanish Edition)
Las 48 leyes del poder (Biblioteca Robert Greene) (Spanish Edition)
Rompe la barrera del no 9 principios para negociar como si te fuera la vida en ello
Técnicas prohibidas de Persuasión, manipulación e influencia usando patrones de lenguaje y técnicas de PNL (2a Edición)

Características de los factores del modelo de Edith Grotberg:

Yo tengo – A mi alrededor personas:

  • Quienes me demuestran cariño incondicionalmente y en quienes confío.
  • Que saben ponerme límites.
  • Me predican con el ejemplo la manera correcta de proceder.
  • Disponibles en los momentos en que estamos en riesgos o enfermos.
  • Que desean que aprendamos a desenvolvernos solos.

Yo Soy:

  • Un ser que genera en otros aprecio y amor.
  • Feliz y pleno (a) cuando hacemos servicios para los demás.
  • Respetuoso (a) de mí mismo y de las demás personas.

Yo Estoy:

  • Siempre haciéndome responsable de mis actos.
  • Convencido (a) y seguro (a) que todo saldrá bien.

Yo Puedo:

  • Conversar sobre cosas o situaciones que me pueden asustar o me genera algún nivel de inquietud.
  • Comunicarme asertivamente con alguien o en actuar.
  • Encontrar a una persona dispuesta a socorrerme cuando lo necesito.

La Resiliencia es el resultado de una combinación de estas actitudes y rasgos.

¿Cómo desarrollar la resiliencia?

Wolin y Wolin (1993) utilizan el concepto de “mandala de la Resiliencia”, para desarrollar la noción de los 7 pilares de la Resiliencia Es importante inicia con una adecuada introspección.

1. La Introspección:

Hace referencia a reconocer las condiciones del entorno y comprender las variables presentes y adaptarse adecuadamente a ellas.

2. La Independencia:

Es el comportamiento que se tiene para no involucrarse en situaciones conflictivas. Es decir, Saber soltar.

3. Capacidad de Interacción:

Es la habilidad de construir relaciones con pares y establecer una red de apoyo.

4. La Capacidad de Iniciativa:

Busca en realizar distintas actividades, como las deportivas, voluntariado, comunitarios o hobbies.

5. Creatividad:

Expresión a través del desarrollo artístico. 

6. Ideología Personal:

Valores que se han adquirido y desarrollado en nuestra vida, en donde se establece juicios, reglas en relación a estos valores como la compasión, justicia y lealtad.

7. Sentido del Humor:

Sostén de las identificaciones grupales.

Pilares de la Resiliencia

Se han categorizado en cuatro (04) componentes, que permiten diseñar y ensayar perfiles relacionados con la Resiliencia. (Suarez Ojeda, 1997).

Competencia Social - Resiliencia

Competencia Social

La persona que es resiliente tiene la facultad en establecer relaciones sanas (positivas) en la iteración con otras personas.

Resolución de problemas - Resiliencia

Resolución de problemas

Capacidad de generar juicios, establecer ideas y sistemas filosóficos para hacer frente a las situaciones que se presentan.

Autonomía - Resiliencia

Autonomía

Actuación independiente y controlar los aspectos propios del entorno que nos rodea.

Sentido de Propósito y de Futuro - Resiliencia

Sentido de Propósito y de Futuro

sentido de la autonomía y de la propia eficacia, considerado uno de los más poderosos.

Cualidades que te dirá si eres una persona resiliente

Actitud Positiva:

Conectar con una adecuada actitud y optimismo en las distintas situaciones a pesar de las dificultades que puede destacarse en la situación. Hay expertos que señalan que siempre se puede destacar aspectos favorables de cada situación a que estamos haciendo frente.

Objetividad:

Se trata en tener una mirada adecuada ante la realidad. Con el equilibrio adecuado entre el pesimismo y y el optimismo. Reconocer la situación de la mejor manera para saber abordarlo.

Asumir Desafíos:

Encontrar en las situaciones complejas las “Oportunidades” para desafiarse y ampliar nuestra zona de conocimiento.

Autoconocimiento:

Disponer de un amplio conocimiento de unos mismo es clave. Al reconocer las fortalezas y oportunidades de mejora, va a facilitar el logro de resultados.

La Empatía:

Reconocer que pueda esta sucediendo a la otra persona en sus emociones y sentimiento. A su vez, reconocer lo que ocurre en nosotros, nos permitirá conectar de mejor manera para la compresión de la situación.

Conciencia Plena:

Vivir en el aquí y el ahora. Una frase que se menciona mucho por quienes practican el “Mindfulness” o la conciencia plena en donde se acepta las experiencias que se están manifestando y aprovechando las bondades de as misma.

Autocontrol:

Desarrollar la capacidad de autogestionarse emocionalmente y evitar el deseo de controlar las situaciones externas, las cuales escapan de nuestra propia administración.

Flexibilidad:

Apertura para cambiar y adaptarse según las circunstancia en que se encuentra. Esta apertura se vincula con la claridad que se tiene en lo que se desea alcanzar.

Autogestión:

Hacer lo que se debe hacer. Aprovechando los recursos existentes y recurrir a profesionales en cuando consideran que requiere del apoyo social.

¿Qué es ralentizar?

Es hacer o transformar de forma más lenta una actividad o proceso. Esta forma de realizar una actividad es utilizado por muchas culturas y mencionado por personas relevantes.

“Hay más en la vida que aumentar su velocidad”

Mahatma Gandhi

Tres (03) beneficios al ralentizar:

Cuando ralentizamos tareas o actividades que realizamos nos provee de beneficios. Algunos de ellos son:

  • Reducción de peso: Nuestra manera de alimentarnos genera un impacto en nuestro metabolismo. Al ralentizarnos nuestra manera de comer, porque estaremos comiendo a un ritmo que permitirá sentirnos satisfechos en el momento adecuado (hay estudios que indica que se requiere veinte minutos para que el cerebro pueda reconocer que ha comido lo suficiente).
  • Desarrollo de la creatividad: Estamos sometido a mucha influencia por distintos medios. Por lo que estamos en constante movimiento que genera agotamiento y que posiblemente ignoramos lo que nuestro cuerpo quiere expresar. AL reducir este bombardeo de información a que estamos sometidos dará cabida a nuevos aspectos creativos.
  • Ikikai: Un termino japones que se enfoca en el valor de la vida y nos invita a disfrutar de los pequeños momentos de la vida. (puedes leer un artículo “Aquí“)

“El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional”

Siddhartha Gautama (563 AC – 486 AC)

Lectura recomendada:

En la actualidad estamos sumergido en un mundo conectado por una gran variedad de dispositivos que permite disponer de múltiples herramientas con tan solo a un clic de distancia.

¿Cuál otra cualidad agregarías?

Deja en la casilla de comentarios una cualidad que consideres que debería tener una persona resiliente y ¿Cuál aspecto de esta publicación te llamo más la atención?

Date un descanso – Date un Break


Pedro Barrientos.

Preguntas frecuentes sobre: “la Resiliencia y su impacto en nosotros”

Vi el vídeo que tiene el articulo sobre ralentizar ¿No sería una perdida de tiempo estar siempre de forma lenta?

La vida es un equilibrio. Habrá situaciones que requieren ir con mayor velocidad y habrá otras que podemos más bien reducir su ritmo para ralentizar, es cuestión de equilibrio

¿Hay herramientas que ayude?

Si, hay muchas herramientas y te quiero recomendar que evalues realizar una sesión de coaching. Puedes agendar un espacio para tener tu 1ra. sesión de coaching con descuento especial “Aquí

¿Qué es la resiliencia?

La resiliencia es la capacidad de adaptarse y recuperarse de la adversidad, el trauma o el estrés.
Un ejemplo de resiliencia es alguien que pierde su trabajo pero puede recuperarse encontrando uno nuevo y seguir adelante.

¿Se puede desarrollar la resiliencia?

Sí, la resiliencia es una habilidad que se puede aprender y desarrollar.
Como cualquier otra habilidad, requiere práctica y esfuerzo.
Un ejemplo de cómo desarrollar la resiliencia es fijarte metas pequeñas y alcanzables y trabajar para alcanzarlas.

¿Cuáles son algunas formas de desarrollar la resiliencia?

Algunas formas de desarrollar la resiliencia incluyen practicar el autocuidado, buscar el apoyo de otros, mantener una actitud positiva y desarrollar habilidades de afrontamiento.
Un ejemplo de desarrollo de la resiliencia es buscar la ayuda de un terapeuta o consejero cuando se enfrenta a una situación difícil.

¿Cuáles son los beneficios de ser resiliente?

Ser resistente puede tener muchos beneficios, incluida una mejor salud mental, mejores habilidades de afrontamiento, mayor adaptabilidad y un sentido más fuerte de crecimiento personal.
Un ejemplo de los beneficios de la resiliencia es alguien que puede manejar mejor su estrés y mantener una perspectiva positiva a pesar de enfrentar desafíos.

¿Es lo mismo resiliencia que ser fuerte?

No, para nada, la resiliencia no es lo mismo que ser fuerte. La resiliencia se trata de adaptarse y recuperarse de los desafíos, mientras que ser fuerte puede significar resistir el cambio o las emociones difíciles.
Un ejemplo de resiliencia es alguien que puede adaptarse a los cambios en su vida, mientras que ser fuerte puede significar negarse a reconocer y abordar sus emociones.


¿Se puede enseñar resiliencia a los niños?

Sí, la resiliencia se puede enseñar a los niños modelando comportamientos positivos, brindando un entorno seguro y de apoyo, y alentándolos a expresar sus emociones.
Un ejemplo de cómo enseñar resiliencia a los niños es alentarlos a probar nuevas actividades y elogiar sus esfuerzos en lugar de solo sus logros.

¿Cómo puede ayudar la resiliencia en el lugar de trabajo?

La resiliencia puede ayudar en el lugar de trabajo al mejorar las habilidades para resolver problemas, reducir el estrés y el agotamiento y aumentar la adaptabilidad al cambio.
Un ejemplo de cómo la resiliencia puede ayudar en el lugar de trabajo es alguien que puede administrar su carga de trabajo de manera efectiva y mantener una actitud positiva a pesar de enfrentar tareas desafiantes.

¿Es la resiliencia un rasgo natural o se puede aprender?

Si bien algunas personas pueden ser naturalmente más resilientes que otras, la resiliencia es una habilidad que se puede aprender y desarrollar.
Un ejemplo de alguien que tiene una inclinación natural hacia la resiliencia puede adaptarse a los cambios más rápidamente, pero con la práctica, cualquiera puede mejorar su resiliencia.

¿Cómo pueden las experiencias incomodas o negativas contribuir a la resiliencia?

Las experiencias incomodas o negativas pueden contribuir a la resiliencia al brindar oportunidades para el crecimiento y el aprendizaje personal.
Al superar situaciones difíciles, las personas pueden desarrollar su confianza y desarrollar habilidades de afrontamiento.
Un ejemplo de cómo las experiencias negativas pueden contribuir a la resiliencia es alguien que experimenta un evento traumático pero puede recuperarse y desarrollar un sentido más fuerte de autoconciencia y crecimiento personal.

¿Se puede desarrollar la resiliencia más adelante en la vida?

Sí, la resiliencia se puede desarrollar a cualquier edad. Nunca es demasiado tarde para comenzar a trabajar en el desarrollo de habilidades de afrontamiento y mejorar la resiliencia personal.
Un ejemplo de alguien que cambia su domicilio a un nuevo país, donde adquiere nuevos hábitos, adapatndose a la nueva cultura y entorno.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Scroll to Top
¿Hablamos?
1
Scan the code
Hola 👋 Mi nombre es Pedro.
¿Cómo puedo ayudarte?

Me gustaría leerte.